02 abril 2007

25 años después



"Estuvimos dos días dando vueltas en el Camberra alrededor de Malvinas porque Galtieri no se decidía a aceptar que un barco inglés tocara un puerto argentino. Se le escapaba el detalle de que precisamente ese barco llevaba cinco mil argentinos de vuelta a casa. Finalmente accedió y poco tiempo después llegamos a Trelew. De allí viajamos a Palomar en un avión de línea Austral. La compañía todavía era estatal y el personal tenía orden de no servirnos nada durante el vuelo, pero la tripulación, en un gesto que nunca voy a olvidar, hizo una colecta y compraron algo de comida para todos. Llegamos a Campo de Mayo en micro, en medio de la noche. [...] Recorrimos un tramo indefinido en completo silencio, hasta que empezamos a escuchar, a lo lejos, una marcha, una marcha hermosa, La avenida de las camelias. Era una noche oscurísima y no sabíamos de dónde venía esa música, hasta que de pronto, cuando la música ya era estridente, vimos una banda tocando en medio de la nada, abajo de una lámpara de no más de veinticinco vatios, en pleno descampado. Y ahí los dejamos, porque los micros nunca pararon y ahora se me ocurre pensar que todavía siguen ahí, en el mismo lugar, tocando La avenida de las camelias para nadie. Nunca supe muy bien qué fue eso, pero me quedó grabado como una visión. Supongo que fue un gesto de la gente de la banda, que cuando se enteraron de que estaban llegando los soldados de Malvinas decidieron salir por lo menos ellos a recibirnos. Porque de hecho, ése fue todo el recibimiento del Ejército Argentino a los veteranos."

Testimonio de Daniel Terzano en Speranza y Cittadini Partes de Guerra. Malvinas 1982

Imagen perteneciente a www.argentinidad.com



3 comentarios:

HOMESDEPEDRA dijo...

Fai 25 anos que a tolemia se xunguiu cas cinzas dunha ferida de morte xunta militar .
Os orgullosos fillos de “Gran Bretaña” , pasaron por encima dunha xuventude Arxentina que defendía o seu con escasos medios pero no convencemento de que estaban a loitar po la súa terra.
O que descoñecía esa mocidade e que non era o momento nin a ocasión mais oportuna para facelo.
A aqueles infames Xerais non lles importou sacrificar a centos de mozos, para tratar de esvaecer entre o fume da pólvora os seus medos e os seus pecados.
Non se decataban de que aquelas mortes tamén serian as súas.



Saúdos dende esta veira do mar.

torredebabel dijo...

25 anos pode -como nos 20 do tango- non ser nada. Esquecidos os mortos, esquecidos os suicidados e esquecidos os sobreviventes, estamos a matar de novo a eses rapaces da guerra todos os días.

Cobiñas dijo...

Sí, entre las muchas cosas de las que los argentinos no nos hacemos cargo está Malvinas. Como un ejmplo más, alcanza con ver el plano de las representaciones literarias donde el conflicto fue abordado sólo en dos o tres buenas novelas. Lo demás es marketing o silencio.