24 diciembre 2006

20 diciembre 2006

Proverbios surrealistas

Los elefantes son contagiosos.

Cuando un huevo rompe otros huevos es que no le gustan las tortillas.

Los grandes pájaros hacen las pequeñas persianas.

Lavar el árbol.

Hay que pegarle a la madre mientras es joven.

Las cerezas caen donde los textos faltan.

Aplastar dos adoquines con la misma mosca.

Matar no es nunca robar.

Perro mal peinado se arranca los pelos.

Contrariar al coche fúnebre.

No rasquen el esqueleto de sus abuelos.

Un sueño sin estrellas es un sueño olvidado.

Paul Eluard y Benjamín Peret


07 diciembre 2006

Los ojos de María Celeste

Yo tengo mascarones y mascaronas. La más pequeña y deliciosa, que muchas veces Salvador Allende me ha tratado de arrebatar, se llama María Celeste. Perteneció a un navío francés, de menor tamaño, y posiblemente no navegó sino en las aguas del Sena. Es de color oscuro, tallada en encina; con tantos años y viajes se volvió morena para siempre. Es una mujer pequeña que parece volar con las señales del viento talladas en sus bellas vestiduras del Segundo Imperio. Sobre los hoyuelos de sus mejillas, los ojos de loza miran el horizonte. Y aunque parezca extraño, estos ojos lloran durante el invierno, todos los años. Nadie puede explicárselo. La madera tostada tendrá tal vez alguna impregnación que recoge la humedad. Pero lo cierto es que esos ojos franceses lloran en invierno y yo veo todos los años las preciosas lágrimas bajar por el pequeño rostro de María Celeste."

Pablo Neruda Confieso que he vivido



Algunas respuestas sobre María Celeste en Enrique Robertson “Pablo Neruda, Julio Verne y las lágrimas de María Celeste"

(Foto Fundación Pablo Neruda)

03 diciembre 2006

Narrar contra la muerte

"Años de encierro le mostraron, a él tan impaciente, la inofensiva y consoladora utilidad de las narraciones: desde el habitante de las cavernas hasta el último todos necesitamos en alguna forma de ellas. Y eme, como se dijo, preferiría continuar indefinidamente jugando con las posibilidades de un hecho muy simple: A vigila sentado en la banca de un parque, B lo observa tras las persianas;
pues sabe que desde antes de Scherezada las ficciones son un medio de postergar la sentencia de muerte."
José Emilio Pacheco Morirás lejos



Un análisis de la novela en Gustavo Lespada "Morirás lejos: la verdad de la ficción".