16 febrero 2007

Alasumma

"Alasumma nació pigmentado con todos colores según un dibujo simétrico que no se ha modificado mucho con el tiempo; cuando descansa parece una mariposa. Alrededor de los ojos es azul y alrededor de este azul rojo, un rojo que contrasta vivamente con el amarillo de la cara; desde la punta de la nariz hasta el nacimiento del pelo, en lo alto de la frente, corre una delicada franja roja salpicada de puntos blancos; debajo de la nariz es de nuevo azul y a los lados, a la altura de los bigotes negros que lleva afeitados, rojo; esta franja roja llega hasta abajo de las orejas y está rodeada de otra franja, blanca, cubierta de puntos azules, que la separa de la barba hirsuta. Y así en el resto del cuerpo, en amarillo, azul, rojo y blanco; también el sombrero y el taparrabos, de tercipelo rojo adornado con duras florcitas amarillas y plumas azules, negras y rojas de los pájaros de las islas. Porque Alasumma se gana la vida bailando; sus bailes no son gran cosa, pero el espectáculo es él mismo, decorado así de nacimiento. Sus largos dedos están surcados por otras tantas rayas rojas que se unen formando un haz al dorso de la mano, y estas rayas se extienden y se bifurcan por doquier, dibujando esos óvalos que en las mariposas se llaman ocelos y que en el cuerpo de Alasumma ya son un comienzo de danza. En él, la naturaleza ha querido refutar, al menos una vez, la irrefutable, casi lastimosa fealdad de la desnudez humana: este animal despellejado y deforme, esta pobre imitación de un simio al que milenios de mezquindad han dejado sin pelo, se enciende por un instante efímero en Alasumma con los colores de las tierras cálidas y ahora baila, como Dios manda, para demostrar cuán grises son estos pueblos que sin ningún derecho ocupan la hermosa tierra y la entristecen. Es como decir: sí, hubieras podido ser tan hermoso como él, pero, solo entre las bestias, fuiste omitido en el boceto del mundo, único olvido mío, hombre, paradigma del monstruo."

Rodolfo Wilcock El libro de los monstruos

2 comentarios:

Captain_Ross dijo...

q bonito y q profundo


saudos e bicos!!!

Cobiñas dijo...

Te recomiendo la lectura de todo el libro. Es muy lidno. Un abrazo, Andrea